La colorida calesa circense

Annika Schmeding MujeresMundi

“El circo es mucho más que lanzar bolas en el aire o estar en el escenario, el circo es un vehículo para el cambio social, a través del cual los niños aprenden a tomar riesgos, a formar equipos y cooperar entre ellos. Se llama circo social porque ha demostrado ser una muy buena técnica para ayudar a sectores traumatizados y marginados de la sociedad”.

Annika Schmeding

Antropóloga

– Alemania –

“En realidad, cuando yo era un niña, no estaba muy conectada al circo quiero decir: yo sabía lo que era un circo, como cualquier otro niño, pero no me imaginaba ser capaz de ejercerlo algún día. Era muy torpe y no tenía las habilidades necesarias para formar parte de un circo” afirma Annika Schmeding, una de las fundadoras del proyecto Rickshaw Circus.

Annika llegó a Afganistán después de sus estudios en Pakistán “Estaba viviendo y viajando en la región, y quería conocer aún más. Una vez que terminé mis estudios, decidí volver y vivir en la región durante un año, pero en Afganistán “. Annika es especialista en estudios de Asia y Medio Oriente, su vida en la región parece haber sido trazada desde hace un tiempo “una vez que terminé mis estudios secundarios en Alemania, me ofrecí de voluntaria en una organización social durante un año. Formaba parte de un proyecto de arte y en mi grupo había tres mujeres de Pakistán y me sorprendió mi propia falta de conocimiento acerca de sus cultura. Ellas sabían tanto de nosotros y nosotros tan poco de ellas! La única cosa que leía acerca de Pakistán era el terrorismo. A través de mi relación con estas tres mujeres empecé a preguntarme cómo corrían el día a día en sus países. Creo que esta falta de conocimiento es uno de los ingredientes principales para malentendidos, odio y miedo que nos separan. Mientras más aprendamos sobre nuestras diferencias, más miedo perderemos. Decidí no seguir consumiendo los mensajes de miedo difundidos en los medios así que me fui a vivir y aprender de ellos en Pakistán”.

 

De Kabul a Estambul, acercando a la gente a través del circo

Annika Schmeding, MujeresMundiAl final, Annika no resultó tan torpe como lo creía “me dije a mi misma, si otros pueden hacerlo  ¿por qué yo no podría?, Así que empecé a aprender de un amigo y luego empezamos a ensenarnos mutuamente” Annika no se convirtió en una estrella del circo; no era su objetivo ni su camino “lo que realmente me gusta es enseñar y ver a la gente aprender (…) Cuando estamos de viaje y empezamos a hacer malabares , siempre hay niños que vienen a vernos con ganas de aprender. No puedes quedarte 5 minutos haciendo malabares en un parque sin gente se acerque y te solicite ensenarles. Existe una conexión inmediata con la gente a través del circo “.

Cuando ella estaba en Pakistán, se enteró de los diferentes programas de enseñanza de artes de circo dirigido a niños. La idea de hacer circo social de manera más estructurada comenzó a florecer en Annika, mientras dictaba talleres de malabares en las escuelas. Una vez que llegó a Afganistán, ella y su pareja, Adnan, se inscribieron como voluntarios en una ONG local llamada MMCC Mini Mobil Circus for Children of Afghanistan (Mini Circo Móvil en Afganistan), dirigido a niños. Este proyecto fue creado hace diez años por dos ciudadanos daneses en Kabul “el circo rompe las barreras del idioma. Los alumnos aprenden a su manera y podemos enseñar sin necesidad de hablar el mismo lenguaje. Cuando empecé a darme cuenta de las diversas reacciones positivas en la vida de las personas, gracias al circo social, entendí que quería crear esto en una escala mayor”.

Annika describe el Rickshaw Circus (el circo de la calesa) como una loca idea loca entre ella y su pareja, el periodista canadiense-paquistaní, Adnan Khan “el invierno pasado hacía muchísimo frío en Kabul, así que decidimos ir al noreste, a Jalalabad. Una vez allí, vimos por primera vez las calesas que son típicas de la zona, pintadas a mil colores que de por sí parecía hecha para un circo. Empezamos a hablar de crear un circo móvil con esta calesa y viajar en ella. Parecía una locura grande “.

La idea germinaba en Annika quien cada vez veía mayores posibilidades en su proyecto de circo en calesa. Ella y Adnan conocía los efectos positivos de circo social, debido a su trabajo voluntario con MMCC (Mobile Mini Circus for Children in Afghanistan)  “por un lado, es muy difícil explicar que el circo va más allá que lanzar bolas en el aire o estar en el escenario. De hecho, el circo permite desarrollar capacidades diferentes. Puede ser un vehículo para el cambio, a través del circo los niños aprenden a tomar riesgos, a ser solidarios y a trabajar en equipo. Creemos que el programa de circo  de la MMCC merece más atención, esto es mucho más que solo “diversión agradable.” El circo social es el término que se utiliza para describir un movimiento social que incorpora técnicas de circo en la educación, que menudo (pero no siempre) se trabaja con jóvenes desfavorecidos. Se llama social porque se ha demostrado ser una muy buena técnica para ayudar a sectores marginados y traumatizados de la sociedad. “No todos somos buenos en los deportes de equipo, algunos los consideran muy competitivos. Los solitarios, pueden dirigirse a la diversas técnicas circenses, como los malabares. Empieza con diversión y poco a poco se dan cuenta que esta diversión se convierte en habilidad, sin que se dé cuenta, pasará de ser un solitario a un maestro de circo.”

Desde el primer día de creación del Rickshaw Circus, Annika y Adnan decidieron resaltar los esfuerzos del MMCC. Ambos construyeron su colorida calesa y salieron de Kabul, viajando a lo largo de Afganistán, Pakistán, Irán y Turquía realizando actividades de circo social, dando a conocer los esfuerzos de la MMCC y recaudando dinero para ellos “el Mini Mobil Circus for Children trabaja en a lo largo de Afganistán. Desafortunadamente, hay mucho derroche de fondos en ese país, utilizándolos solo para marcar cifras pero el pueblo afgano no siempre obtienen beneficio de dichosos grandes proyectos. Sin embargo, existen programas y esfuerzos a menor escala, pero muy buenos como el del Mini Mobil Circus for Children donde se observa el impacto positivo directo en la vida de la población afgana (…) Desde que conocimos el MMCC fuimos testigos de este impacto, así que decidimos copiar el modelo y llevarlo a otros lugares de la región”.

El compañero de Annika, Adnan, nos explica un poco más sobre el trabajo del circo social en Afganistán “el MMCC es una prueba de esperanza en un país donde imaginar la paz se ha convertido en un sueño imposible. Suceda lo que suceda en los lugares peligrosos del país, existe este pequeño espacio en Kabul, y en la escuela fundada en Bamyan, donde los niños tienen un lugar para reír y explorar, donde aprenden la cooperación y la solidaridad así como diversas estrategias para la resolución de conflictos de forma pacífica. Estos son lugares donde los niños aprenden que lo imposible es posible “.

Annika y Adnan contaron con el apoyo de su familia y amigos y para recaudar fondos para su circo en calesa y crearon un sitio web. Tomaron la decisión de no postular a fondos en grandes agencias de financiamiento, de modo a permanecer apolíticos “apostamos por la ayuda directa de las personas. Creamos un video que mostraba nuestras intenciones de trabajo, hablamos de los efectos de circo social y la ayuda llegó”.

 El Gran Show

SONY DSCAdnan, Annika y su socio Peter Gatehouse finalmente llegaron a Estambul. Lograron lo que muchos consideraron como una misión imposible, ‘nunca llegarán vivos’ les decían. Convirtieron, una vez más, lo imposible en posible. Los tres regresaron a Europa, donde Annika está haciendo una investigación de maestría en estudios sobre Oriente Medio. ¿Pero qué va a pasar con la colorida calesa circense ahora? Annika explica “todo lo que hicimos fue en nuestro tiempo libre. Renuncié a mi trabajo y Adnan dejó su carrera temporalmente para este gran proyecto loco. Ahora, tenemos que volver a una vida normal, es decir, el trabajo y los estudios. Sin embargo, estamos pensando en cómo podemos hacer que el Rickshaw Circus sea un proyecto sostenible en el futuro. Queremos crear un proyecto más largo y así, permaneceremos más tiempo en los lugares donde trabajaremos el circo social (…) Estamos pensando en hacer una recorrido en los campos de refugiados en Turquía, nuestro socio, Peter Gatehouse, está trabajando para involucrar a un equipo más grande. Como toda nueva organización, los comienzos son duros, hay que hacer de todo y somos un equipo muy pequeño, tenemos que ocuparnos de la organización en sí, la recaudación de fondos, la presencia en internet, los eventos. Es mucho trabajo a varios niveles. Algo que estamos seguros es el terreno de acción, existe mucha necesidad de circo social en esta región. A pesar de los conflictos bélicos los niños siguen siendo niños y tienen la necesidad de ser felices, sobre todo en estos lugares. Nosotros continuaremos con la misma técnica: trabajando con niños y jóvenes en los campos de refugiados, hospitales, albergues o donde ocurran desastres naturales. Los talleres de circo social, con la esperanza de circo como una intervención terapéutica, debe propagarse en lugares del mundo donde más se necesita “.

 

La historia Rickshaw Circus no ha terminado, y la obra de Annika acaba de comenzar. El Afghan Mobile Mini Circus (MMCC) ha estado activo desde 2002 en Afganistán y sus actividades han alcanzado en los últimos años cada vez más provincias (Kabul, Ghor, Bamiyán, Herat, Mazar, Badakhshan, Jozjan y Jalalabad). En más de una década, el MMCC ha entrenado a muchos niños talentosos y jóvenes a convertirse en defensores vocales para la alegría y la diversión, y para asumir la responsabilidad de sus propias vidas y otros. Este año, el MMCC empezará algo nuevo: el festival anual de circo a nivel nacional, donde los niños de todas partes de Afganistán participaran. El MMCC elegirá a los mejores intérpretes en un equipo nacional recién formado. Este equipo nacional tendrá un mes de entrenamiento exclusivo: se perfeccionarán sus habilidades, lanzandose un nuevo espectáculo. Esta performance irá de gira por las principales ciudades de Afganistán durante este mes de septiembre, permitiendo la participacion de miles de niños y sus familias. Pero para que esto se haga realidad, existen varios costos que deben quedar cubiertos antes de que los jóvenes artistas se pueden reunir y difundir sonrisas entre la población de Afganistán. El MMCC necesita tu ayuda. Hace un par de semanas, se puso en marcha una campaña de recaudación de fondos para su gira nacional. David Mason, el organizador principal nos explica “Soy muy feliz al ver esos rostros alegres de niños afganos con nuestros espectaculos. que ven nuestros programas. Es una ssatisfaccion personal, al saber que a pesar de lo que ellos viven diariamente estando en un país en guerra, podemos otorgarles, momentos alegres”.

Para colaborar con el MMCC, pasen la voz sobre la campaña (o mejor aun, una donación) a través de la platafora Indegogo. También puede visitar y colaborar con la ONG afgana Mobile Mini Circus for Children aquí http://www.afghanmmcc.org.

Si desea saber más acerca de la aventura de Annika y Adnan, no dude en visitar http://www.rickshawcircus.com.

Entrevista: XMA

Fotos: The Rickshaw Circus

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Un comentario en “La colorida calesa circense

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s