Es una Niña

Evan Grae Davis
“Todos debemos alzar nuestras voces por las millones de mujeres que sufren violencia y subyugación en India y China. Necesitamos influir, educar y movilizar a las personas, y este proceso debe multiplicarse una y otra vez”.
Evan Grae Davis
Cineasta activista
– Estados Unidos –

Hoy en día, son más numerosas las víctimas del feminicidio que el total de caídos durante los genocidios del presente siglo. Aunque parezca increíble, esta problemática no atrae la atención de la comunidad internacional. ¿Cómo podemos explicar este mutismo frente al más grande problema de derechos humanos de nuestros días? Incluso, mientras muchos de nosotros no somos ignorantes a  temas como el Holocausto o los genocidios de Ruanda y Armenia, entre otros; sí lo somos frente a la llamada guerra global contra las niñas, una problemática de dimensión mayor y que sin embargo, acapara una menor atención.

Aunque las prácticas culturales y económicas varían entre las regiones del mundo, existe una creencia subyacente de que un niño vale más que una niña. Miles de niñas son abortadas, asesinadas o abandonadas a morir solamente por el hecho de ser niñas. Los métodos van desde negligencia – las niñas no tendrían acceso a los cuidados médicos que si tendría un niño -, la alimentación – la niña es alimentada en menores cantidades o con una calidad de alimento inferior – o simplemente, mediante directo feminicidio.

En setiembre del 2012 fue lanzado al aire el primer documental de Evan Grae Davis en conjunto con la productora Shadowline Films. La película obtuvo un éxito inmediato. It’s A Girl (Es una niña) es actualmente difundido en diferentes pantallas a nivel mundial. Tuve el gusto de conversar con Evan y conocer más acerca de su batalla a favor del derecho de las mujeres.

El activista detrás de la cámara

Evan fue durante un tiempo el hombre detrás de la pantalla, viajando por todo el mundo, trabajando en temas de derechos y ayuda humanitaria, colaborando con ong’s, ayudándolas a producir videos impactantes para atraer público a sus causas sociales. Fue testigo directo de injusticias en  diferentes lugares del planeta, mientras que capturaba las imágenes en video “no me consideraba activista hasta que produje y dirigí It’s a Girl”.

La idea primaria de Evan era producir una película que explore las raíces culturales de injusticia social “quería explorar las bases culturales respecto al valor de una niña, entender el por qué ella podría ser considerada como un objeto disponible para el bienestar de su familia. Quise producir un documental que explorara las mentalidades enraizadas de injusticia social”.

Evan y el equipo de la Shadowline Films, viajaron a nueve países investigando y filmando las imágenes para la película “uno de los temas que siempre quise tocar es la predilección hacia los hijos varones, como sucede en India donde el estatus de mujer es desvalorizado y ella tiene un rol subyugado frente al varón, debido a una profunda y enraizada cultura a favor de los hijos varones. Conocía el problema pero no tenía idea de la escala del mismo  hasta que viajamos la primera vez a India”. Las estadísticas de las Naciones Unidas revelan que actualmente hay alrededor de 200 millones de niñas desaparecidas en el mundo como resultado del feminicidio “cuando conocí las cifras, entonces se decidió investigar el caso de China también. Nos sorprendió y entristeció darnos cuenta de cuan poca gente estaba informada del tema. El feminicidio es la mayor problemática de derechos humanos hoy en día y definitivamente la mayor forma de violencia contra la mujer ahora”. Evan estaba determinado a exponer el problema en It’s a Girl.

 

Enfoque en China e India

La película de Evan relata la historia de niñas abandonas y víctimas del mercado negro, de mujeres víctimas de violencia producto de la dote[1], de madres valientes luchando para proteger la vida de sus hijas y de otras madres que asesinarían por un hijo varón. La película muestra también el rol de los expertos internacionales y activistas de base que trabajan en este contexto defendiendo y buscando diferentes caminos hacia el cambio, si bien lamentan colectivamente la falta de una acción realmente eficaz contra estas injusticias. Evan nos explica “la fuerza fundamental que une el feminicidio en China e India es el mismo: una fuerte preferencia cultural por los hijos varones. Una mujer, en ambas culturas, pasa a formar parte de la familia de su esposo al casarse, dejando de pertenecer a la suya. Es una tradición centenaria, que dice que un hijo varón tiene más valor que una hija, este pensamiento se convirtió en una norma social. En cuanto a India específicamente, es la costumbre de la dote que fuerza a una familia a otorgar sus bienes materiales cuando tienen que entregar a una hija en matrimonio, entendiendo esto nos damos cuenta que una familia india puede solventar tener una hija, pero si tiene tres hijas y ni un hijo varón significa que la familia quedará económicamente devastada. En cuanto a China, es la política del hijo único dada por el gobierno que empeora la situación, restringiendo a las familias a tener solo un niño. Entonces, si una familia puede tener solo un hijo, van a asegurarse que éste sea varón. La política china multiplica el efecto de la preferencia hacia un hijo varón”.

Al llegar a India, siendo cineastas extranjeros, el equipo de la Shadowline Films trabajó en estrecha conexión con la población local así como con los activistas presentes que ya habían establecido fuertes relaciones en el terreno. Fueron ellos quienes conectaron a Evan con mujeres que aceptaron compartir sus experiencias en el documental “las mujeres en esos pueblos probablemente nunca hubieran compartido sus historias en detalle si no hubiera sido por la intervención de los líderes locales. Por ejemplo, la mujer india que aparece en los primeros minutos del tráiler y cuya historia fomentó tantas reacciones, no hubiera compartido con nosotros sus vivencias. La mujer reía mientras relataba cómo mató a sus hijas recién nacidas. Nuestro traductor nos explicó que culturalmente no están acostumbradas a compartir este tipo de experiencias con desconocidos, su comportamiento se debía más a nervios. Para ella fue muy raro tener que responder nuestras preguntas frente a una cámara. Cuando conoces más a fondo su historia, ya no en el tráiler sino dentro del documental, la perspectiva que se tiene de ella cambia. De hecho, ella fue dada en matrimonio cuando era una niña, como segunda esposa para el marido de su hermana, ya que ésta no podía tener hijos. Ella fue programada, por así decirlo, a que su valor como ser humano era de dar un hijo a su esposo, en su mente se dijo ‘ok, mi hermana no puede dar ningún hijo a mi esposo, entonces será mi legado darle un hijo varón'”. El equipo de Evan fue muy respetuoso de la privacidad de las mujeres a quienes se entrevistó y todas estuvieron de acuerdo a que sus casos fueran conocidos “para nuestra sorpresa, una gran parte de las mujeres a quienes se entrevistó estuvieron de acuerdo en compartir la historia, esto nos indica el grado de enraizamiento de estas creencias culturales”.

Cuando pregunté a Evan si cree que exista una solución posible al problema, se mantiene firme “centenas de años de preferencia cultural hacia un varón no cambiará de la noche a la mañana, no es un trabajo fácil. Creo que incluso, si la política china del hijo único terminaría hoy mismo, existiría aún una tendencia a practicar feminicidios, como resultado del deseo a tener una familia más pequeña. En India, hay el estigma de tener familias numerosas. Si bien allí si existen leyes contra el feminicidio, aun falta reforzarlas. Activistas en India y China necesitan el soporte de la comunidad internacional. Con presión, leyes protectoras de derechos de la mujer pueden ser establecidas y reforzadas, como se ha visto a lo largo de la historia, donde profundas y enraizadas practicas de opresión se terminaron en el lapso de una o dos generaciones si los medios jurídicos son adecuadamente establecidos. El gobierno de los EE.UU. se resiste a tomar una voz en el asunto, aunque se trate de un problema masivo de derechos humanos y que son conscientes de ello. La dependencia económica hace que sea una cosa difícil de hacer. Los gobiernos tienen que estar muy motivados a sacrificar la relación económica con India o China, y tomar posición en este tema. El único camino es que los ciudadanos exijan que esto sea dado. La gente tiene el poder de dictar el futuro de este problema. Es responsabilidad de los organismos defensores de los derechos humanos como las Naciones Unidas y miembros de la comunidad internacional, de gente como tú y como yo, que deben levantarse a favor de las millones de mujeres sufriendo violencia y subyugación en India y China. Debemos influenciar, educar y movilizar a la gente, multiplicando el proceso una y otra vez”.

El siguiente paso

Actualmente, cerca de 1 millón de acciones nacieron luego de la proyección de It’s a Girl, con cerca de medio millón de personas que se unieron a la causa a través de firmas y donaciones a organismos trabajando en el terreno para combatir el feminicidio en India y China. Son cifras impresionantes, ¿esperaba Evan tanto éxito mientras trabajaba en su película? “no realmente. Como se trataba de mi primer documental largo, creí más que nada, que esto sería un proceso de aprendizaje mientras movilizaría tanta gente como pudiera en la causa. Pensé que iba a obtener un par de proyecciones y quizás un par de participaciones en algún festival, para mí, eso estaba bien. El éxito final que se obtuvo fue totalmente inesperado para mí. Supongo que el tráiler intrigó a muchos, cuando lo publicamos en las redes sociales obtuvimos cientos de visitas casi inmediatamente. Yo estaba todavía editando la película cuando publicamos el tráiler. Las proyecciones y las campañas de acción fueron mucho más exitosas de lo que hubiera esperado”.

La película ya está disponible en iTunes, DVD y en servicios de streaming digitales. Evan está preparando una secuela de It’s a Girl, un nuevo documental que responderá las cuestiones planteadas en su primera película.

Las campañas de It’s a Girl y las proyecciones de la película está en curso en varios países. Cualquier persona puede llevar la película a su comunidad y dar a conocer la problemática del feminicidio.

Para conocer más de Evan, visita su web http://www.evangraedavis.com  y  http://www.itsagirlmovie.com

Existe también una pagina Cause donde puedes involucrarte con la cause y ayudar a millones de niñas en India y China a escapar del feminicidio https://www.causes.com/itsagirl

 

Entrevista: X.M

Fotos: Evan Grae Davis

 


[1] Al igual que los actos de violencia doméstica, los actos utilizados en los delitos relacionados con la dote incluye la violencia física, emocional y económica, así como el acoso y el acecho como medios para castigar a la víctima.

Anuncios

3 comentarios en “Es una Niña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s